Logros de los cubanos en el exilio

06 Sep Logros de los cubanos en el exilio

por Frank Rodríguez
Presentado en Patria de Martí 3/31/16

English version

El Presidente Obama, en su reciente alocución ante la plana mayor del comunismo en Cuba calificó a Miami como un “monumento” erguido por los cubanos. Agregaba que sabía cómo le iría a los cubanos bajo un futuro capitalista en vista de esta evidencia. De hecho la emigración cubana ha sido de las más exitosas en la historia de EE. UU., comparable a la hebrea y la surcoreana en épocas recientes. Obama añadía que dos cubanoamericanos se habían postulado para la presidencia de EE.UU. Indiscutiblemente siendo alrededor del 1% de la población de EE.UU. contar también con tres senadores federales y cinco en el congreso, además de los alcaldes de Hialeah, Miami y Miami Dade, y muchos más, representa un logro que es de los más relevantes. Un paseo casual por Hialeah, Westchester, Kendall y hasta Coral Gables, revela la pujanza económica de gente que llegó despojada de sus posesiones y en un estado de ánimo deplorable al tener que enfrentar una salida no deseada ni bien planificada de su amada Patria.

Interesantemente estos exiliados realmente no pensaban echar raíces en este país, como era el caso de los exiliados del comunismo los coreanos y húngaros. El motivo era que no concebían que a 90 millas se pudiera instaurar una colonia soviética en plena guerra fría. Hasta ese momento EE.UU. no había perdido ninguna guerra en su historia y era la flamante nueva superpotencia mundial. Los exiliados se sentían totalmente respaldados por EE.UU. e incluso se unieron a la Brigada 2506 para regresar fusil en mano al terruño. Otros cubanos como Tony Cuesta infiltrarían Cuba al mando de Alpha 66 y luego Comandos L en desigual lucha contra el tirano. Años después las flotillas serían pacíficas, como las del barco Democracia liderado por Ramón Saúl Sánchez. Y debemos recordar la actividad del grupo Abdala desde Nueva York hasta Puerto Rico.
Después de la traición en Girón y del arreglo Kennedy-Krushov se hizo evidente que había que “echar palante” revalidando títulos, aprendiendo inglés, relocalizándose fuera de Miami o abriendo un negocito. Algunos pocos no pasaron mucho trabajo pues lograron reiniciar sus profesiones sin mayores inconvenientes, pero la mayoría tuvo que reinventarse, para usar la palabra hoy de moda.

La historia de Roberto Suárez es un gran ejemplo. Contador de profesión llegó con 7 hijos y oyó que en un sitio contrataban jornaleros. Se trababa de cargar bultos del periódico Miami Herald para llenar los camiones de distribución. Jamás había hecho trabajo manual semejante. Un día de pago se enteró de que no se podía hacer la nómina por ausencia del contador y Roberto levantó la mano indicando que él era contador y la podía hacer. Le dijeron que tenía que hablar inglés y él dijo que él sabía. Suárez llegó a ser presidente del Miami Herald y de la corporación entera, llegando de paso a fundar el periódico en español también. Al principio Roberto gastaba todo su salario en pomos de leche y colchones.

Hablando de colchones, en esa época era habitual salir en búsqueda de muebles y colchones que los americanos botaban. La gente se iba para Coral Gables donde los americanos se volvían locos botando cosas. Muchísimas mujeres encontraron trabajo de costureras en las factorías de Hialeah y los hombres lavando platos en los hoteles de lujo de Miami Beach y yendo a recolectar en las tomateras de Homestead. De esos humildes comienzos se construyó el Miami que hoy mantiene a medio Cuba. No somos tan mafiosos, más bien somos bondadosos.

Entre los grandes hombres de negocio que han desarrollado fama y fortuna todos conocemos a Carlos Saladrigas, Mike Fernández, Joe Arriola, Jorge Pérez, Alfie Fanjul y el ex Secretario del Comercio de EE.UU., Carlos Gutiérrez, el jefe de los cereales Kellogg’s. Todos estos son hoy impulsores de la estrategia de hacer negocios con el enemigo. Del otro lado están los que se enfrentan al tirano frontalmente, como el concesionario de la Ford, Gus Machado y el inventor de la Telepizza en España, Leopoldo Fernández Pujals (al otro Leopoldo Fernández, Tres Patines, todavía lo escuchan 60 años más tarde en EE.UU. e Hispanoamérica.) El otro patriota comediante que mantuvo la risa entre los tristes exiliados fue el insigne Guillermo Álvarez Guedes, quien como nadie ha captado la idiosincrasia del pueblo cubano.

Y en cuanto a las damas que apoyan a las Damas de Blanco, mencionemos la muy exitosa Remedios Díaz de Oliver, fundadora de All American Containers, activa en el Cuba Democracy PAC junto a Machado y Fernández Pujals. Y mencionemos a Tere Zubizarreta de Zubi Advertising, cofundadora de Facts About Cuban Exiles, la organización que ha publicado estos dos libros que tenemos aquí hoy, quien murió luego de construir de la nada una gran compañía de publicidad, así como lo hizo por igual Ana María Fernández Haar.

Entre los niños Pedro Pan los más famosos son el cantante Willy Chirino y el urbanista Armando Codina, así como el ex senador federal por la Florida, Mel Martínez. Los Pedro Pan como yo somos la generación rescatada del adoctrinamiento comunista, somos gente que nunca olvidaremos la tierra de la que fuimos desgarrados.

Los banqueros cubanos se la comieron en Miami. El más famoso ha sido Carlos Arboleya, especialmente conocido por haber sido presidente del Barnett Bank. Les estoy hablando de los más famosos, como Amadeo López Castro, pero si desean adentrarse en el tema lo más indicado es comprarse el libro Cubans an Epic Journey: The Struggle of Exiles for Truth and Freedom en inglés o en español editado por mis dos copanelistas aquí presentes, Sam Verdeja y Guillermo Martínez. Otro famoso banquero fue el patriota Luis Botifoll del Republic Bank quien fundó una editorial de historia de Cuba y Bernardo Benes, quien inició el diálogo que propició la salida de Cuba de miles de presos políticos.

Los peloteros cubanos de Grandes Ligas más famosos, tema de actualidad hoy, han sido los toleteros Tany Pérez, del Salón de la Fama y Tony Oliva, Jugador Más Valioso y Champion Bate, así como Luis Tiant, quien recientemente lanzó la primera bola en el Estadio del Cerro (así conocí a mi estadio de niño). Camilo Pascual y Pedro Ramos ya estaban en las Grandes Ligas cuando Castro sacó out al béisbol en Cuba.

En la música Gloria Estefan y Celia Cruz fueron mencionadas en la TV en cadena nacional en Cuba por primera vez por el Presidente Obama. Son tan conocidas en EE.UU. como lo fue Desi Arnaz. El tiempo de Willy Chirino todavía viene llegando en Cuba.

En el cine el primer actor Andy García resalta entre la llamada “Lista A” de Hollywood, y se le agradece haber rescatado la figura del bajista Cachao, gloria de la música cubana. También casando el cine y la música se encuentra Nat Chediak, ganador de múltiples Grammys. El otro de los grandes músicos lo fue Bebo Valdés, quien coronó su carrera con su disco Lágrimas Negras con Diego El Cigala. Su gran amigo Rolando Laserie y él juraron no regresar a Cuba bajo los Castro. La otra grandísima del exilio lo fue Olga Guillot, Olga de Cuba, verticalísima opositora del régimen que nos desgobierna. Y otro vertical patriota ha sido el jazzista Paquito D’Rivera, ganador de múltiples Grammys quien tocó al saxofón alto en el álbum con Nat Chediak de co-productor ejecutivo. Y el caricaturista Prohías, que dibujaba en Zig-Zag en Cuba llegó a desarrollar la serie Spy World en Mad Magazine, logrando fama mundial por igual.

En el mundo corporativo resalta la figura de Roberto Goizueta, quien llegó a encabezar nada menos que la Coca-Cola y Benjamín León, padre e hijo, fundadores de la Clínica Asociación Cubana y León Medical Center, respectivamente.
En el mundo académico Carlos Eire, profesor de Historia y Religión de la Universidad de Yale está entre la infinidad de académicos que encontraron tierra fértil en estas tierras de libertad. Luis Aguilar León llegó a la cima de los académicos, como lo hizo el autor de historia y geografía Leví Marrero, este último en Puerto Rico. En el campo educativo el Colegio de Belén, el Lincoln-Martí y el Conchita Espinosa, merecen mención de honor, así como la labor del brigadista Dr. Eduardo Zayas Bazán, escritor del libro de mayor venta en EE.UU. para la enseñanza del español a nivel universitario. Y es innegable el éxito de los cubanos en el Miami Dade College bajo Eduardo Padrón y en FIU bajo Modesto Maidique.

En la religión el exilio logró centavo a centavo erguir la Ermita de la Caridad bajo el Arzobispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Miami, Monseñor Agustín Román, quien a todas pintas fue un santo. Que Miami sea arquidiócesis es definitivamente por los cubanos. Otra monumental obra fue el ministerio y posterior edificación de la Iglesia San Juan Bosco, bajo el liderato del padre Emilio Vallina.

Por el lado evangélico innumerables templos de culto fueron fundados por cubanos como por el episcopal Max Salvador y el presbiteriano Martín Añorga. El académico historiador Marcos Antonio Ramos es de los bautistas más reconocidos junto al pastor Jorge Comesañas, así como el sabio cura católico Juan Luis Sánchez, párroco en la St. Peter’s y St. Paul y experto en genealogía, heráldica e historia de Cuba.

En el periodismo la figura del compatriota y patriota Carlos Alberto Montaner destaca entre muchos como Gastón Baquero en España por su elocuente pluma y diáfanas explicaciones del acontecer político. Y el también periodista Gabriel Cabrera Infante ganó el Premio Cervantes como novelista por sus magistrales obras Tres tristes tigres, Habana para un Infante Difunto y Mea Cuba, amén de sus innumerables denuncias al castrismo desde Londres. Otro gran baluarte de la literatura cubana del exilio fue Reinaldo Arenas, hoy estudiado en las universidades de todo el hemisferio.

Pudiéramos continuar resaltando nombres de destacados emprendedores y profesionales en todas las áreas del saber y del acontecer, desde contadores, ingenieros, abogados y médicos como el Dr. Manuel Alzugaray, fundador del Miami Medical Team que siempre está presto a desplazarse a cualquier punto del hemisferio donde asistir en casos de emergencia médica y fue médico de los contras en la guerra contra el comunismo en Nicaragua. Pero entremos en el análisis de intentar contestar esta pregunta: ¿Cuáles son los logros del exilio cubano?

Desde luego que no hemos logrado la libertad de nuestro suelo y la restauración de un sistema de derecho democrático ni de una economía de mercado libre. Este es nuestro gran dolor y frustración.

Pero, ¿hemos logrado algo? Hemos logrado que se reconozca que los que salieron de Cuba fueron gente trabajadora que con su ingenio lograron rehacer sus vidas hasta tal punto que es inconcebible pensar que salieron de Cuba sin nada. También los gusanos tornados en mariposas han logrado ayudar a sus parientes en Cuba dando evidencia del amor que sienten por ellos y del fracaso rotundo del comunismo en lo económico y en lo social.

El exilio cubano también fue exitoso bajo Jorge Más Canosa en lograr que el pueblo de Cuba tuviese formas y maneras de enterarse de la verdad mediante Radio y TV Martí. La Fundación Cubano Americana logró también relocalizar a miles de cubanos varados en diferentes países para que se pudieran reunir con nosotros en Miami. Y desde luego la Fundación jugó un papel primordial en pasar los diversos proyectos de ley que codificaron el embargo por parte de EE.UU. contra el régimen de Castro.

También bajo José Basulto hemos logrado rescatar a miles de compatriotas que se ahogaban o deshidrataban en el Estrecho de la Florida con los aviones de Hermanos al Rescate. Qué nombre tan bello para una organización y para los 4 mártires derribados el 24 de febrero de 1996 for Migs cubanos.

También hemos logrado no olvidar, con organizaciones como el Instituto de la Memoria Histórica Cubana contra el Totalitarismo bajo Pedro Corzo, que contabiliza las víctimas de la represión y con el Monumento en los terrenos de la Florida International University. Y la Comisión de Miami-Dade repleta de exiliados cubanos aprobó el Museo Cubano que “ya viene llegando” en Coral Way y la 12 Avenida “cerca de mi humilde lugar de alojamiento” que como dice la letra de la canción de Chirino. Esta misma comisión aprobó el año pasado dar espacio en la Bahía de Biscayne a un futuro mega Museo de la Historia del Exilio, que todavía no se ha logrado pero que pudiese ser un gran legado de libertad. Y sin duda un gran logro ha sido el rescate de manos del régimen castrista del Instituto San Carlos en Cayo Hueso, donde José Martí hablaba, gracias a la providencial acción del abogado Raúl Peñalver, Jr. Y la Casa del Preso y el futuro Museo de la Brigada 2506 en Hialeah Gardens, así como la Antorcha Permanente en la Calle Ocho son prueba del pasado y futuro de la lucha militante contra la tiranía.

Hemos logrado con Ediciones Universal, bajo Manuel “El Gordo” Salvat, dejar un legado de historia de Cuba y de verdad a futuras generaciones, con la publicación y divulgación de miles de libros escritos por prominentes académicos e intelectuales del exilio.

En El Nuevo Herald gente como Andrés Reynaldo, Ramón Mestre, Vicente Echerri y José Azel se unen a Montaner en sus razonadas disertaciones sobre el oprobioso totalitarismo en Cuba. Si no fuese por el exilio cubano no existiera un diario en español como este en Miami.

Hemos logrado que nuestras denuncias se divulguen por la radio con gente como Ninoska Pérez Castellón y Enrique Encinosa, y en la televisión e Internet, por ejemplo con el Diario de Cuba, que sale de España. Y aquí tenemos a Julio Shiling, que está dedicando su vida al triunfo de la verdad sobre la mentira. Cuando muere por inanición Orlando Zapata Tamayo, cuando se declara en huelga de hambre Guillermo Fariñas, cuando es asesinado Oswaldo Payá , gente como Julio Shiling está presente. Hoy en TV Libertad se difunden las actividades de Patria de Martí. ¡Qué bello nombre para esta organización!
En resumen los exiliados cubanos hemos logrado constituirnos en:

1. La reserva moral de Cuba. La caja de resonancia para los disidentes y el sitio donde pueden venir para sanar sus heridas y recargar sus baterías.
2. La reserva de la verdadera historia de Cuba. Escribimos libros y hacemos actividades como ésta aquí o en la Casa Bacardí en la Universidad de Miami donde se estudia y disemina la real historia de la Isla.
3. La reserva tecnológica y educativa para una futura reconstrucción tras el terremoto castrista. En FIU solamente hay más estudiantes cubanos que en ningún plantel en Cuba. Lo que el cubano ha aprendido en el exilio es un capital humano muy complementario al capital humano en Cuba. Hemos aprendido cosas que en Cuba no se enseñan y estas cosas se pueden transferir a nuestros compatriotas.
4. La reserva empresarial de emprendedores que pudiera en su momento invertir sus capitales y conocimientos en la reconstrucción nacional.
5. La central de información mundial sobre la oposición al castrismo y al Socialismo del Siglo XX en las Américas. En 5 estaciones de televisión y otras tantas de radio se transmiten a diario programas sobre la verdad de Cuba amén de Radio y TV Martí y de El Nuevo Herald y el Diario Las Américas. Los blogueros del exilio también mantienen viva la llama de la verdad sobre Cuba.
6. Los padres y abuelos de una prole de hijos y nietos que se interesan por Cuba y que la visitarán e invertirán energías y capitales haciendo negocios en ella para el engrandecimiento de nuestra Patria.
En fin, hemos logrado sobrevivir – para pelear otro día. Gracias.

Frank Rodriguez
brickelleditor@hotmail.com
No Comments

Post A Comment

Please note, the views which are expressed in the comments areas are not our views, nor the views of any of our staff or our related entities. We accept no liability in respect of any material posted in the comments areas, nor are we responsible for the content and accuracy of that material. We retain the right and discretion (but not the obligation) to edit, delete, reject or remove any comment which you post or seek to post in the comments areas.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com